Cuando de cambiar se trata…

guerreraLlega un momento en la vida en que inevitablemente nos sentimos víctimas de las circunstancias y con un cúmulo de adversidades encima de nosotros. Eso hace que perdamos perspectiva y nos hundamos.

Es entonces cuando dos cosas pueden suceder. Nos adaptamos a esa vida atropellada y simplemente la luchamos, así sufriendo, así llorando, así sobreviviendo. O algo en nuestro interior se mueve para hacernos entender que hay algo que debemos cambiar.

Es el primer gran paso: darnos cuenta.

La desesperación llega cuando no sabemos qué es lo que debemos cambiar y comenzamos querer cambiar a todo el mundo. Si somos padres tratamos de componer a nuestros hijos demasiado tarde, si somos casados tratamos de dar lecciones a nuestro cónyuge para ver si logra cambiar aquello que tanto nos molesta, si somos profesionales buscamos mejorar el ambiente laboral o buscar mejores alternativas, y a todo prójimo le estamos viendo los defectos a ver qué es lo que de él nos afecta. Y al final todo se enfoca en algo o alguien que no eres tú.

Puede pasar mucho tiempo hasta que nos demos cuenta que el único cambio valedero e imprescindible es el que provocamos en nosotros mismos, desde adentro. Pero casi nadie puede entender estas palabras, realmente se escapan al entendimiento de muchos comunes mortales. Cuando caemos en cuenta que el cambio es de uno mismo, comenzamos a dar manotazos de ahogado queriendo modificar actitudes superficialmente o cambiar hábitos a como dé lugar. Y ahí es cuando nos damos el primer “suelazo”, cuando después de tanto intento y metidas de pata, nos damos cuenta de que es imposible hacerlo de esa manera si queremos cambios realmente trascendentales en nosotros.

Como diría uno de mis autores favoritos, Enric Corbera, el crecimiento personal no es un camino de aprender sino de desaprender y reaprender.

Es que de esto depende la felicidad o la infelicidad del ser humano. Gritamos por ayuda cuando no soportamos más la realidad, pero no encontramos camino para salir de esa ansiedad convertida en incertidumbre, desesperanza y angustia.

Sea cual sea el motivo de tu infelicidad la respuesta la hallarás en tu interior. Es que no hay por donde más darle vueltas. Si deseas anestesia momentánea hay un sinfín de caminos que puedes tomar de afuera, pero luego la pesadumbre volverá con más fuerza y así nos convertimos en un cúmulo de ansiedades y depresiones no superadas, solo olvidadas y dejadas de lado.

Por eso, el análisis que uno pueda hacer de sí mismo es importante. Porque solo uno se conoce como realmente es. Y las cosas que no podemos vislumbrar porque no las recordamos, están igualmente ahí guardadas en nuestro subconsciente que es aquella parte de nuestro cerebro que funciona como piloto automático y que nos va llevando por caminos que muchas veces no queremos, y nosotros decimos que es nuestro destino.

Sea cual sea el nombre que le des, ahora es posible acceder al subconsciente para poder cambiar todas esas memorias destructivas para instalar otros recursos más constructivos.

Se puede y lo lograremos.

Lo importante en todo esto es el compromiso con uno mismo porque sin eso, la emoción que te llega ese rato al decir, “si, voy a cambiar” se desvanece a la primera distracción que te lleva a pensar que “no está tan mal la cosa, mejor sigo el mismo camino, para qué esforzarme”. El compromiso también te ayuda a no desertar, porque el camino no es fácil, aunque te suene absurdo (la primera vez que escuchamos esto nos parece absurdo) el embrolladero de tu vida es solo un reflejo de lo que llevas en tu interior. Imagínate entonces cómo está ese interior. Hay mucho que limpiar.

Por otro lado, si sientes que no es tu momento, pues no lo es. El momento es cuando tú sientas todas estas verdades como tuyas y el compromiso contigo mismo es tan fuerte que te hace seguir avanzando sin que nadie te diga nada. De lo contrario solo estarás jugando un juego que nunca ganarás.

Por algo dicen que cada uno tiene su tiempo para evolucionar, que la búsqueda comienza cuando uno mismo lo siente, que las respuestas llegan cuando uno está preparado para recibirlas. Animo, guerrer@.

Con amor,

Vivi

Anuncios

5 Comentarios

  1. muy bonito mensaje, pero que pasa cuando eres feliz con tu familia, pero que pasa cuando alguien de tu trabajo, de tu entorno social, o familiar te quiere sabotear,por las cosas buenas que tienes? ya sea que te llevas bien con tu pareja, que tienes lo que siempre soñaste, o porque estudiaste mas que otras personas, (las que piensan que les llevas ventaja) como combatir la envidia ajena, si tu no se las tienes? si tu quisistes que tambien crecieran y avanzaran contigo, yo lo que hago es quedarme con las amistades, que quieren que sea feliz, que me ayudan a ser mas grande, que les gusta escuchar, y sin duda, analizarme objetivamente en mi interior profundamente, hago el recuento y veo, que si fue, una injusticia de parte de la otra persona, me retiro, pero a veces hay que dejar un antecedente para retroalimentarnos, y que las personas que vienen detras de ti, sepan como sortear las vicisitudes de la vida, o de ese problema, hay personas a las que le dices adiós, y no lo soportan, no lo toleran, porque piensan que eres inferior a ellos, no toleran pensar que tuuuuu los rechazaste, tu la inferior como lo rechazaste, yo pienso, te perdono porque te quiero, pero me voy porque me quiero mas yo, no me veo en una relación, enfermiza, de que me haces y te la hago, o te la devuelvo, prefiero retirarme, afortunadamente esa relaciones nunca las he tenido, ni con amistades, y me llevo muy bien con mi esposo, me ama y respeta e igual yo, hablamos cuando algo no nos parece o no estamos de acuerdo, cuando ven que tienes bondades que te dio la vida, es cuando no saben como hacerte tropezar. Afortunadamente todavia hay personas nobles, que no se molestan porque tus ex novios a ti te pedian en matrimonio, y a ella, porque la botaron. Siempre me juzgo pero lo normal, tampoco es sano que solo tu te eches la culpa., Y tu como sorteas las piedritas envidiosas que quieren que caigas.

    Me gusta

    • Sé bienvenida, Sirena. Tengo una premisa fundamental cuando analizo todo lo negativo que viene de los demás, incluyendo la envidia. Cada persona se manifiesta de acuerdo a sus propias creencias, a su propio mapa mental, a sus propias memorias conscientes e inconscientes, a sus propias heridas internas. Nosotros también hacemos lo mismo. Comprender esto es mirar con compasión amorosa a aquellas personas que nos hieren. Una persona que lastima a otra es porque por dentro sufre de alguna manera. El sufrimiento siempre es canalizado así, hacia afuera, arremete contra otros. Sin embargo también hay que analizar por qué aquello que viene de afuera nos lastima tanto. Ahí entran nuestras memorias y nuestro mapa mental. Cuando algo nos afecta es porque tocaron de alguna manera una herida interna nuestra. ¿Qué vacíos tengo por dentro que busco la aceptación de todos? O ¿Por qué siento la necesidad de que todos me vean con buenos ojos? ¿Qué estoy emitiendo en mis pensamientos, mis actitudes, mis palabras, mis sentimientos, mis vibraciones energéticas para que todos busquen dañarme? ¿soy también de alguna manera como ellos? Y pueden aparecer muchas preguntas más que sólo nosotros nos podemos contestar con sinceridad. Es por ello que el cambio sólo está dentro de uno mismo. No podemos influir en otras personas para que cambien. La decisión de cambio es personal y a cada uno le llega a su tiempo. Otra premisa que tengo es que, como bien dice uno de mis autores favoritos: “Si te encuentras con un alma que no está en línea con la tuya, envíale amor y sigue tu camino”. Eleva tu alma para que nadie te hiera, modifica lo que emites en tus vibraciones. Todo esto se logra desde el subconsciente.
      Y recuerda, si deseas profundizar en tu análisis personal para poder canalizar tus recursos y modificar tus vibraciones, estamos para ayudarte: https://unavozamableenlasoledad.wordpress.com/mi-tiendita/

      Me gusta

Exprésate. Tu comentario será bienvenido... Clic aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s