Cómo definiríamos a una mujer despierta?

mujer despiertaAl pensar en una mujer despierta lo primero que viene a mi mente es el equilibrio. Y bueno, el término es lo de menos realmente, puede ser mujer despierta, mujer madura, mujer completa, mujer plena… y un largo etcétera.

Vamos a buscar sus características:

Pienso que una mujer despierta es una mujer que ha logrado armonizar o equilibrar los diferentes aspectos de su vida en base al conocimiento que tenga de ella misma y también al amor y aceptación que tenga hacia sí. Pienso que el equilibrio es la base fundamental de una mujer despierta.

Una mujer despierta es una mujer autónoma, independiente y autosuficiente, capaz de tomar sus propias decisiones y enfrentar los diferentes retos que se cruzan en su camino por la vida. Es una mujer responsable consigo misma y con su entorno, es incapaz de dañar o maltratar.

Una mujer despierta es una mujer que sabe dar amor y sabe recibirlo de vuelta. Es una mujer que se entrega, sin llegar a ser esclava, a aquellos seres que de una u otra manera necesitan de su presencia en sus vidas, específicamente a los hijos. Una mujer despierta sabe ser madre, si así lo ha decidido, y da su tiempo a sus pequeños buscando siempre su bienestar para que crezcan y sean seres autónomos.

Una mujer despierta es una mujer que ha aprendido lecciones en base a experiencias propias y ajenas. Es una mujer que ha peleado batallas internas y externas para poder avanzar un poco cada vez. Es una mujer que no se amilana ante los obstáculos y que siempre tiene la mirada puesta en su objetivo.

Una mujer despierta es una mujer con propósitos planteados, una mujer que sabe lo que quiere y busca las estrategias necesarias para llegar. Es una mujer que tiene claras sus limitaciones y busca superarse a sí misma cada día. Es libre de pensamiento, tiene sus propias convicciones y preceptos, y que cree en lo que tenga necesidad de creer, no se deja imponer ni convencer con palabras y opiniones ajenas, sino que busca experimentar por ella misma.

Una mujer despierta toma lo mejor de cada experiencia y la guarda para sí. Es observadora y metódica para aprender, sea de la vida, de las personas y/o de su contexto. Es una persona en constante renovación e innovación, no sólo en su personalidad sino en su ambiente familiar, social, laboral, emocional y espiritual.

La mujer despierta no boicotea sus intentos por mejorar. Sabe que puede caer pero, al mismo tiempo, sabe que tiene que levantarse y que puede hacerlo, cada vez con más fuerza. La mujer despierta olvida lo que era antes y se enfoca en lo que quiere ser, mira atrás solo para recordar las lecciones aprendidas y para saber a dónde no quiere volver o lo que no quiere volver a ser.

La mujer despierta en el amor, sabe cómo vivirlo. Tiene también la certeza de lo que busca en un hombre y lo que quiere de la vida de pareja. No es rígida o estricta, pero tampoco es suave o débil, busca el equilibrio sabiendo ser flexible cuando es necesario y ve en su pareja una persona a la que no quiere cambiar sino comprender y llevar una vida juntos en todo el significado de la palabra “vivir”, entendiéndose como “vivir con pasión”, no solo convivir o sobrevivir mucho menos.

La mujer despierta en lo laboral o profesional busca lo que mejor se adapte a ella y sus necesidades. Vive intensamente sus talentos y aptitudes, y sabe con certeza en qué ámbito quiere desarrollarse. Se prepara de la manera que considere más conveniente para estar lista a conquistar las metas que se ha propuesto en este ámbito. Para la mujer despierta el éxito es un concepto que vive dentro de sí, y que se alcanza cuando se alcanza la plenitud.

La mujer despierta da lo que tiene con el corazón y sin arrepentirse. Siente alegría en el dar y también en el recibir. Aprovecha las alegrías y los momentos felices minuto a minuto, y los tristes también los vive intensamente con la certeza de que de ahí saldrá una lección o un aprendizaje. Luego habrá tiempo de levantarse y volver al ruedo.

Tal vez las mujeres despiertas no necesariamente tienen experiencias difíciles que las transforman. Sin embargo, tengo la certeza de que muchas veces el dolor convierte y vuelve a dar vida, y esa nueva vida llega con un poquito más de luz. Ahí nacen las mujeres que comienzan a abrir los ojos y una nueva consciencia.

Quizás es muy idealista pensar en la mujer despierta como una mujer completa y llena de atributos, pero me inclino a pensar que esa condición de sentirse íntegra y completa, no radica precisamente en alcanzar la perfección como ser humano, sino en saber cómo compensar los altibajos existentes y recurrentes en su relación consigo misma y con los demás.

Qué piensas tú? Déjame conocer tu concepto de mujer despierta. Te consideras una mujer despierta? Qué te falta para alcanzarlo?

Gracias por leerme.

Anuncios

Exprésate. Tu comentario será bienvenido... Clic aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s